Afganistán podría quedar borrada de la faz de la tierra en una semana. No quiero ir por esa vía“, agregó el mandatario, quien se espera que pida a Khan que presione a los talibanes para que firmen un alto el fuego permanente en Afganistán.

Trump remarcó que durante el encuentro trabajarán para analizar una manera de “salir” de Afganistán. “Hemos estado allí 19 años, es ridículo”, dijo sobre la prolongada presencia estadounidense en el país asiático.

Khan defendió, por su lado, el papel que su país está jugando en la negociación de un acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibanes en Afganistán tras el largo conflicto armado, unas negociaciones que van por su séptima ronda.

Estamos, creo, en el momento más cercano que hemos estado del alcanzar un acuerdo de paz“, indicó el primer ministro paquistaní.

El encuentro entre ambos líderes, en lo que supone la primera visita a la Casa Blanca de Khan desde que llegó al poder a mediados de 2018, busca relajar las tensiones entre Washington e Islamabad.

Trump acusó el pasado año a Pakistán de que, a pesar de que recibían 1.300 millones de dólares al año de las arcas estadounidenses, no habían hecho nada por el país.

Como consecuencia, el mandatario ordenó la suspensión de la mayor parte de su ayuda de seguridad a Pakistán hasta que Islamabad “tome medidas decisivas” contra grupos terroristas como los talibanes, que “desestabilizan la región y amenazan al personal de EE. UU”.