La noche del miércoles, pobladores de la ciudad de Delcahue, en la provincia de Chiloé, reportaron unos cinco focos de incendio de proporciones leves que tuvieron que atender los cuerpos de bomberos, según informó Bio Bio Chile.

Las autoridades todavía buscan establecer si se trataba de un cuerpo celeste o de un trozo de chatarra espacial, que son las dos hipótesis que se manejaban hasta este jueves, de acuerdo con ese medio.

Ya en la tarde de este jueves, se registró el primer temblor con epicentro en  la localidad de Entre Lagos, con una magnitud de 6 y a una profundidad de 139 km, según datos del Centro Sismológico Nacional (CSN).

Cuatro horas después, un nuevo movimiento telúrico, esta vez de magnitud 5,4, afectó el norte chileno, sintiéndose en cuatro regiones. El sismo se registró a 11 km al oeste de la ciudad de La Serena, a una profundidad de 51,8 km.

En ninguna de las regiones golpeadas por los sismos se reportaron “daños a personas, alteración a servicios básicos o infraestructura”, indicó, por su parte, La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

Las características de los sismos tampoco reunieron las condiciones necesarias para generar un tsunami en las costas de Chile, sostuvo el Servicio Hidrográfico y oceanográfico de la Armada (SHOA).

Eso sí, los hechos no dejaron de generar suspicacias y bromas en redes sociales por la forma tan seguida en que ocurrieron: