Hoy se realiza el control de calidad. El primer lote del medicamento será producido en dos semanas, y será destinado a la vacunación de los médicos de los grupos de riesgo”, dijo Murashko durante una rueda de prensa, citado por Actualidad RT.

El ministro ruso explicó que será decisión de los trabajadores de la salud si se aplican la vacuna o no y que en la primera etapa, las vacunas serán repartidas solo a nivel local, para hacer un control riguroso de la evolución de salud de cada persona, agrega el mismo medio.

Un gran debate en el mundo se abrió cuando Putin anunció que había registrado la primera vacuna contra el COVID-19, a la cual bautizó Sputnik V, en conmemoración del primer satélite puesto en órbita en la época soviética.

Aunque la OMS y varias farmacéuticas no confían plenamente en Sputnik V, el gobierno ruso asegura que su vacuna mostró efectividad y seguridad en todos los voluntarios en que fue testeada.

Todas las personas vacunadas desarrollaron inmunidad contra el COVID-19 y ninguno registró efectos secundarios graves. Incluso, dicen que podría garantizar 2 años de inmunidad contra el virus.

Mientras el mundo aguarda con ansiedad una vacuna, el coronavirus sigue imperturbable su carrera homicida. Más de 737.000 muertos y uno 20 millones de personas han sido infectadas por el COVID-19 desde que surgió se inició la pandemia.

Estados Unidos sigue siendo el país más golpeado, con más de 163.000 muertos y 5 millones de infectados, por delante de Brasil, con más de 101.000 decesos y más de tres millones de contagios.

Por su parte, América es el continente más golpeado por la pandemia. Aparte de EE. UU. y Brasil, otros 5 países latinoamericanos se encuentran entre los 10 con más muertos en el mundo: México (53.929), Perú (21.276), Colombia (13.154) y Chile (10.139).