El Grupo de Lima expresó el lunes que las elecciones legislativas del domingo en ese país “carecen de legalidad y legitimidad”, por lo que el triunfo del chavismo y de Nicolás Maduro no debe ser reconocido por la comunidad internacional.

“Llamamos a la comunidad internacional para que se una al rechazo de estas elecciones fraudulentas y apoye los esfuerzos para la recuperación de la democracia” en Venezuela, dijo el Grupo en una declaración suscrita por 16 países y divulgada por la cancillería de Perú.

El bloque, formado en 2017 por iniciativa de Perú, afirmó que los comicios “fueron llevados a cabo sin las mínimas garantías de un proceso democrático, de libertad, seguridad y transparencia, ni de integridad de los votos, ni la participación de todas las fuerzas políticas, ni de observación internacional“.

Este domingo, Nicolás Maduro recobró el control del Parlamento —cinco años después de perderlo— en unas elecciones boicoteadas por casi toda la oposición y marcadas por una alta abstención del 69 % y un fuerte rechazo internacional.

La declaración del Grupo de Lima fue suscrita por Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Santa Lucía, países que reconocen al líder opositor parlamentario Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

El Grupo llamó a los políticos venezolanos a poner “los intereses de Venezuela por encima y se comprometan de manera urgente a un proceso de transición (…) para encontrar una salida pacífica y constitucional” a través de “elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y creíbles”.

En tanto Uruguay, que no forma parte del grupo, emitió una declaración en la que expresó “preocupación” por el proceso electoral, al entender que “no fue llevado a cabo en conformidad con los principios y valores democráticos, al carecer de garantías mínimas de transparencia”.

La preparación y desarrollo de estos comicios se apartó de los estándares internacionales, debido a la inexistencia de órganos de contralor independientes e imparciales en el país y por no regir actualmente en Venezuela el estado de derecho y la separación de poderes”, agregó la Cancillería uruguaya en un comunicado.

Estados Unidos, que tachó de “farsa” estas elecciones, lidera la presión contra Maduro con sanciones económicas a Venezuela, incluido un embargo petrolero vigente desde abril de 2019.

Londres “no reconocerá” la nueva Asamblea Nacional de Venezuela

Entretanto, el gobierno británico “no reconocerá la legitimidad” de la nueva Asamblea Nacional venezolana surgida de las elecciones del domingo, afirmó el lunes su ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, reafirmando su apoyo a Guaidó.

“El Reino Unido no reconocerá la legitimidad de una nueva Asamblea Nacional venezolana basada en unas elecciones profundamente defectuosas el 6 de diciembre”, afirmó Raab en un tuit.

“Seguimos reconociendo a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional y como presidente constitucional interino de Venezuela“, agregó.

El Reino Unido forma parte del medio centenar de países, encabezados por Estados Unidos, que consideran ilegítimo el segundo mandato de Maduro, iniciado en enero de 2019, y reconocen al líder opositor como mandatario encargado del país en su calidad de presidente de la Asamblea Nacional elegida en 2015.

En opinión de Londres, estos comicios fueron “ilegítimos”, según un comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores.

Las elecciones (…) no fueron ni libres ni justas. No cumplieron con las condiciones aceptadas internacionalmente (…) ni tampoco con los requisitos de la ley venezolana”, afirmó un portavoz, citado en el comunicado.

“Es vital que se dé a los venezolanos la oportunidad de votar pronto en elecciones presidenciales y legislativas que sean libres, justas y supervisadas”, insistió.

El Reino Unido “considera que la restauración de la democracia es un paso esencial para poner fin a las crisis políticas, económicas y humanitarias que afligen al pueblo venezolano y hace un llamamiento a todos sus dirigentes para que se comprometan a apoyar una solución con este fin”, agregó el texto.