“Hemos develado (…) y capturado a una banda fascista de terroristas que pretendía un golpe de Estado”, dijo Maduro en una alocución televisiva, advirtiendo que sería “implacable” con la oposición si intenta sacarlo a la fuerza. El presidente añadió que supuestamente un “grupo israelí” planeaba matarlo.

El gobernante chavista aseguró que el plan también involucraba a los gobiernos de Colombia, Chile y Estados Unidos. Asimismo, trascendió que el plan incluía la proclamación del general en retiro y exministro de Defensa Raúl Baduel como mandatario, según el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez.

El funcionario sostuvo que agentes infiltrados durante 14 meses develaron el plan, que relacionó con Juan Guaidó, el líder opositor que, a su vez, rechazó las acusaciones.

Al menos seis personas están detenidas, agregó Rodríguez, que presentó el testimonio en prisión de uno de ellos, el teniente Carlos Saavedra, y grabaciones de videoconferencias en las que se diseñó la supuesta intentona.

Saavedra aseguró ser sobrino del general en retiro Ramón Lozada Saavedra, detenido este miércoles en el estado Barinas. De acuerdo con la denuncia, el plan incluía el asesinato de Cilia Flores, esposa de Maduro, y del número dos del chavismo, Diosdado Cabello, entre otros funcionarios.

El supuesto plan golpista también preveía la toma del palacio presidencial y de tres destacamentos -como la base aérea de La Carlota en Caracas-, así como la fuga de prisión de Baduel, exministro de Defensa del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) y preso durante distintos períodos, el último desde 2017.

Rodríguez dijo que se preveía trasladar a Baduel en helicóptero a territorio colombiano si fallaba la estrategia. “Vamos a continuar actuando mediante medios políticos y diplomáticos”, declaró el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, al responder a los señalamientos.

Según el ministro venezolano de Comunicación, la conspiración era dirigida por los generales Eduardo Báez -radicado en República Dominicana- y Antonio Rivero, este último prófugo y a quien Maduro degradó junto con Baduel en 2018.