Los primeros venezolanos  que cruzaron legalmente desde que se les hubiera prohibido el paso estaban alojados el domingo en un campamento transitorio que se instaló en Cúcuta.

Tras pasar la noche del domingo en el campamento, los 300 venezolanos regresaron por el puente que une a la capital nortesantandereana con San Antonio del Táchira, y en cuyas cercanías estaban aglomerados desde hace días.

La semana pasada comenzó a regir una disposición del Gobierno de Nicolás Maduro que limita a 300 el número de retornados que pueden entrar a Venezuela diariamente, pero solo pueden hacerlo los días lunes, miércoles y viernes.

El primer grupo de retornados recibió desayuno en la mañana y luego fueron trasladados desde el Centro de Atención Sanitaria Tienditas (CAST) hasta el Simón Bolívar para cruzar la frontera, según la gobernación de Norte de Santander.

La medida del Gobierno de Maduro afectó a miles de venezolanos que han decidido retornar al quedarse sin trabajo en Colombia y otros países de la región y que desde hace semanas se amontonan, principalmente en las afueras Cúcuta, a la espera de que se les permita atravesar la frontera.

Se calcula que en Colombia se establecieron en los últimos cinco años más de 1,8 millones de venezolanos que dejaron su país huyendo de la crisis, de los cuales 71.483 retornaron de manera voluntaria entre el 14 de mayo y el pasado 4 de junio, presionados por la pandemia, según datos de Migración Colombia.