Según The Sun, el museo se pronunció y reconoció que el monumento era parte del régimen que ignora el dolor de aquellos que aún luchan con los restos de los crímenes cometidos por Milligan contra la humanidad.

La figura de Robert Milligan, comerciante de esclavos que llegó a tener 526 bajo su mando, estuvo frente al museo de los  Docklands desde mayo de 1809, y fue retirada el 9 de junio, para mantenerla en un lugar escondido, añadió el medio británico.

A partir de los hechos, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, anunció la medida de retirar todas las estatuas que reflejen estos mensajes; y creará una comisión para revisar los nombres de las calles y los monumentos, con el objetivo de que reflejen la diversidad, señala el mismo medio.

La iniciativa se dio días después de que manifestantes derribaran y tiraran al río la estatua de Edward Colston, un traficante de esclavos, en Bristol.

El alcalde Marvin Rees dijo que no sentía “sensación de pérdida” después de que la estatua fue derribada y arrojada al puerto por los manifestantes, agrega BBC.

El medio añade que se tomó una fotografía de uno de los asistentes con la rodilla del monumento en el cuello, recordando lo que sucedió con George Floyd, el hombre que murió en Minnesota (EE. UU.) a manos de un policía.