En nuestras manos tenemos 10 millones de razones para estar aquí hoy“, dijo el congresista Al Green, quien junto a su colega Rashida Tlaib sostenía una memoria usb que, afirman, contenía las peticiones firmadas.

Los legisladores se congregaron frente al Capitolio, sede del Congreso (en Washington), junto a representantes de organizaciones como MoveOn y Women’s March.

Frente a este momento, este momento particularmente oscuro en nuestro país, esto para mí es un momento de luz“, dijo Tlaib, quien ha llamado a destituir a Trump desde hace meses.

En la cámara baja del Congreso desde enero, Tlaib había presentado en marzo una resolución emplazando al Comité Judicial de la Cámara de Representantes a investigar si Trump cometió delitos que justifiquen la apertura de un proceso de impeachment o destitución.

Discusiones informales sobre un eventual impeachment se cuelan en los pasillos del Congreso desde la publicación en abril del informe del fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

Trump se ha declarado exonerado de los señalamientos de confabulación entre su equipo de campaña y los rusos.

Pero algunos demócratas advierten que el extenso documento de Mueller exhibe 10 casos en los que Trump habría intentado frustrar la investigación, incluyendo la senadora Elizabeth Warren, aspirante presidencial en 2020, que ha llamado abiertamente a iniciar el juicio político contra el presidente.

Altas figuras demócratas como el presidente del Comité judicial de la Cámara de Representantes, Jerry Nadler, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, han declarado una “crisis constitucional” por la negativa de la Casa Blanca de entregar las porciones confidenciales de la pesquisa de Mueller.

Pero Pelosi y otros demócratas también advierten que la posibilidad de un juicio político podría aumentar las divisiones de un país ya profundamente polarizado.

Señalan que un juicio político podría ser contraproducente en el camino a los comicios de 2020, en los que Trump busca la reelección, especialmente porque el Senado controlado por sus aliados republicanos debería exonerar al presidente en caso de que la cámara baja apruebe el impeachment.

Pero para Green se trata de una necesidad constitucional: “Digo que un imperativo moral siempre triunfa por encima de la conveniencia política“, dijo.

No puedes decir que tienes una crisis constitucional y luego no hacer nada“, finalizó.