Michael Valva, oficial de tránsito de 40 años y su pareja Angela Pollina, de 42, fueron capturados el pasado viernes 24 de enero, luego de que dijeran a las autoridades que el menor, Thomas, había muerto por una caída entrando a la vivienda, publica el diario The New York Post.

La policía del condado de Suffolk fue avisada el pasado 17 de enero sobre este hecho, sobre la muerte de un menor por una caída. Pero tras la autopsia y exámenes de rigor, se encontró que Thomas había fallecido por hipotermia y no por algún golpe, indica el mismo medio.

Por ese motivo, Michael Valva y Angela Pollina, madrastra del niño, fueron acusados de asesinato en segunda grado “porque participaron en una conducta que creó un grave riesgo de muerte para este niño”, al encerrarlo sin calefacción en el garaje de la casa, detalla el rotativo estadounidense.

En la casa, además de los adultos, vivían 2 hermanos de Thomas y 3 hijas de Pollina, quienes pasaran a manos de las autoridades mientras se lleva a cabo el juicio.

Justyna Zubko-Valva, madre biológica del menor y que se separó hace un par de años de Michael, pidió justicia por la muerte de Thomas.

“Era un niño amoroso y feliz, siempre en busca de aventuras, amando jugar afuera…. tenía un buen corazón increíble. Todos los que lo conocieron, se enamoraron instantáneamente de él. Era solo una alegría de la vida de todos”, dijo la mujer, citada por The New York Post.

Zubko-Valva perdió la custodia de sus 3 hijos en el divorcio y no los había visto desde hace más de 2 años. “Desafortunadamente, lo vi ahora mirando su cuerpo en la oficina del médico forense. Rezo para que un día nos volvamos a encontrar en el cielo. Sé que está en el cielo. Sé que es mi ángel y lo voy a extrañar mucho”, añadió la mujer.