“Quiero hacer reconocimiento a todo el país que presento mi renuncia”, declaró Merino en un mensaje al país por televisión, lo que desató una celebración en las calles de Lima, al día siguiente de la violenta represión de unas protestas que dejó dos muertos y un centenar de heridos.

Manuel Merino hizo el anuncio este domingo y aseguró que su dimisión es “irrevocable” a la Presidencia de Perú e instó a la “paz y la unidad”, un paso que abre camino a la solución de la grave y profunda crisis política que afronta el país desde que asumió el poder hace una semana.

El anuncio de la dimisión fue recibido con algarabía y aplausos en las calles, donde miles de ciudadanos proseguían con las protestas para pedir su salida del Palacio de Gobierno. 

“¿Tuvo respaldo alguna vez? Solo dos países enviaron notas de saludo, la OEA mandó dos comunicados y pidió la restitución del orden y la Constitución. Siempre estuvo solo. El único que no lo ve es el propio Merino. No es hábil para verlo”, indicó a Efe el analista e investigador social Hugo Ñopo, horas antes de la renuncia de Merino.