Luego de que la comunidad alertara sobre un posible caso de maltrato animal, la policía fue hasta el domicilio de Neanover, donde los uniformados encontraron al can con “heridas abiertas graves”, informó Daily Mail.

El animal fue trasladado al Refugio de la Sociedad Humanitaria Animal Friends, cuyos trabajadores descubrieron que Lou tenía úlceras en la lengua, a la que también le faltaban pedazos, indicó el diario británico.

El rotativo añadió que el perro pesaba solo 9 kilos, tenía una infección por bacterias de estafilococos y, tras del hecho, permanecía atado a una corta cadena.

Animal Friends se comprometió a ayudar al can; sin embargo, este no soportó y murió pocos días después de ser rescatado, reportó el mismo medio.

Aunque el caso se remota a abril de 2019, hasta ahora se viralizó gracias a la condena que le dieron a Neanover: el hombre tendrá que pasar 180 días en prisión por maltrato animal, concluyó Daily Mail.