Este vendaval, esta tormenta que nos está pasando por encima de todos (…) hay que agarrarse de la silla todos (…) todos agarrémonos bien, hasta que esta tormenta termine de pasar y al final nos vamos a ver las caras los que quedemos“, dijo Padrino.

El jefe militar acusó a Washington de “bloquear” a la Fuerza Armada venezolana con sanciones, pero aseguró que los militares han venido “maniobrando” en “medio del bloqueo” para adquirir los insumos destinados a la “calidad de vida para la tropa”.

Padrino encabezó una jornada en la Base Aérea Teniente Luis del Valle García, en Barcelona, estado Anzoátegui, en la que se entregó a militares insumos de limpieza, neumáticos, colchones y tanques para almacenar agua.

En 2006, Estados Unidos prohibió la venta de armas estadounidenses a Venezuela, alegando falta de cooperación en la guerra contra el terrorismo. Más recientemente, en 2017 impuso sanciones financieras al país y el 28 de abril empezó a regir un embargo al petróleo venezolano.

Ante la peor crisis que Venezuela haya vivido en su historia reciente, Padrino llamó a la Fuerza Armada, considerada por la oposición y analistas el principal sostén del régimen de Nicolás Maduro, a “trabajar el triple (…) porque el enemigo es tres veces superior, hasta cinco veces superior”.

Hay que “ser creativos, ir a la inventiva, a las cosas nuevas, a darle la vuelta (a la crisis) sin caer en los desafueros y en los errores, con mucho criterio, nosotros estamos destinados a vencer”, remarcó Padrino.

Las declaraciones del ministro se producen a un mes de una fallida insurrección militar respaldada por Juan Guaidó, la cual fracasó en su objetivo de quebrar el apoyo que aún le profesa la cúpula militar a Maduro.