Debido a la propagación del coronavirus, a los músicos les cancelaron sus presentaciones, por lo que decidieron volver a Bolivia; sin embargo, para ese entonces su país ya había cerrado sus fronteras y suspendido todos los vuelos internacionales, informó BBC.

La orquesta fue acomodada en un castillo de 600 años de antigüedad; allí, además de recorrer la enorme propiedad, los músicos salen a explorar el bosque contiguo, donde habitan 23 manadas de lobos, indicó la cadena de noticias.

Tracy, miembro de la orquesta, le contó al medio que hace unas semanas salió a caminar por el lugar y se paralizó al ver a 3 de esos animales:

“Me congelé de miedo, pero solo estaban jugando a pelear y siguieron adelante”.

A pesar de la presencia de esos animales, la orquesta parece disfrutar de la vista que les ofrece su hogar provisional; sin embargo, eso no quita que sus miembros estén por no poder volver a su país, señaló BBC.

De acuerdo con la cadena, ellos sienten que su país los abandonó, ya que llevan más de 2 meses en Alemania sin ninguna opción de regresar a Bolivia, y viven a punta de la generosidad de las personas que se apiadan de su situación.

“Estoy soñando con el día en que esté en mi cama en Bolivia y diga ‘esto se acabó'”, comentó Carlos, un miembro de la orquesta entrevistado por el medio.