El hombre le alteró los subtítulos a un fragmento de la película ‘La caída’ —que retrata los últimos días de la dictadura nazi— para burlarse de sus jefes, y compartió el video en un grupo de WhatsApp en el que estaban 8 de sus compañeros, informó The Sidney Morning Herald.

La compañía —una refinería de petróleo identificada como BP— despidió a Scott al considerar que el material audiovisual era “muy ofensivo e inapropiado”, pues, en su percepción, el hombre pensaba que sus jefes actuaban como nazis, indicó el periódico.

Scott llevó el caso hasta la Comisión de Trabajo Justo, la cual “descubrió que el video era claramente satírico”, por lo que dio la orden de que al hombre se le devolviera su trabajo, reportó el mismo medio.

De acuerdo con News.com.au, BP apeló esa decisión y recurrió a la Corte Federal, que, luego de 2 años, le dio la razón a Scott: confirmó que el meme de Hitler tuvo “fines satíricos” y que este ha sido usado “miles y miles de veces” por las personas para burlarse de diferentes temas, como el deporte y la politíca.

“Cualquier persona con conocimiento del meme no podría pensar seriamente que el video era para hacer alguna asociación con Hitler o los nazis”, puntualizó el tribunal, de acuerdo con el portal.

Gracias a esa decisión, el hombre recuperó su trabajo, concluyeron ambos medios.