A través de un comunicado, las autoridades de esa ciudad señalaron que los delincuentes escaparon y que, al hacer una inspección de la zona, los uniformados encontraron una bolsa abandonada llena de drogas, pero no armas.

Tom Whitehead, un vecino que fue testigo del hecho, le contó a WHP-TV que vio cuando el menor salió a jugar con su hermana, de 7 años, y su hermano, de 12.

Según su testimonio, los niños estaban “jugando pacíficamente en el patio trasero”, cuando, de repente, el más pequeño encontró una pistola —de la que nadie pensó que fuera real— y le apuntó al hermano mayor.

“Se dio vuelta, pensó que estaba jugando y dijo: ‘Bang bang’. La pistola estaba cargada y lo mató”, manifestó Whitehead al medio.

En el comunicado, las autoridades señalaron que ya está investigando para dar con el paradero de los delincuentes que abandonaron el arma. Asimismo, se solidarizaron con los familiares de la víctima:

“Nuestros corazones claman por esta familia en medio de esta trágica pérdida”.