El hombre murió en Carolina del Norte, a los 66 años, luego de que se infectara de coronavirus en un viaje que hizo como misionero, en compañía de su esposa, informó ABC News.

El medio agregó que, debido a las restricciones del hospital donde fue internado, la familia del pastor evangélico no pudo despedirse de él.

Su fallecimiento ocurrió dos semanas después de que publicara en Facebook que los medios de comunicación le estaban haciendo más daño que bien a la gente por, según él, esparcir el pánico a través de las noticias sobre el COVID-19, señaló Nesweek.

En ese ‘post’, el pastor añadió que había una “histeria masiva” alrededor del virus y que todo era culpa justamente de los medios, indicó la revista neoyorquina.

En un comunicado, conocido por ese medio, el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, les envió sus condolencias a los familiares y seres querido de Spradlin. Asimismo, recordó la importancia de quedarse en casa:

“Esta es una advertencia clara de que para algunas personas el COVID-19 es una enfermedad grave. Todos debemos hacer nuestra parte para detener la propagación al permanecer en casa tanto como sea posible y practicar el distanciamiento social”.