El número de muertos en los motines, según informó el funcionario, ha ascendido a 62 personas. Asimismo, afirmó que las rencillas se dieron debido al enfrentamiento entre dos bandas criminales que se disputan el control de las cárceles.

Moncayo también detalló que cerca de 33 presos fallecieron en la cárcel de la ciudad de Cuenca y 21 en la Guayaquil, mientras que otros 8 perdieron la vida en la de Cotopaxi. Todavía no hay una cifra exacta de los reclusos heridos.

Aunque no entregó mayores detalles, el director del SNAI reiteró en rueda de prensa que la disputa probablemente se produjo luego de la muerte en diciembre pasado de José Luis Zambrano, alias “Rasquiña”, quien había sido liberado.

“Esperábamos una reacción inmediata por el asesinato de este exreo, pero se ha demorado y es la que se ha producido este martes entre dos grupos tratando de encontrar un liderazgo delictivo”, explicó Moncayo.

Los motines se produjeron de forma paralela en los tres centros carcelarios, que concentran el 70 % de la población penitenciaria de todo Ecuador, los cuales tuvieron que ser militarizados para ayudar a controlar la situación.

De acuerdo con el informe preliminar del SNAI,  la situación en las cárceles de Cuenca, Guayaquil y Cotopaxi fue neutralizada, y la Fiscalía General del vecino país ha iniciado las respectivas investigaciones del caso.