Unos 70.000 habitantes de la capital rusa serán seleccionados al azar a partir del viernes, y cada tres días, para desarrollar este estudio, cuya amplitud sería “única en el mundo”, destacó ante la televisión el alcalde de Moscú, Serguei Sobianin, en televisión. 

“Sabremos en todo momento qué parte de los moscovitas está infectada por el coronavirus y cuál ha desarrollado inmunidad. Y lo más importante de todo: cuál es la dinámica real de propagación de la enfermedad”, añadió en su blog.

Su adjunta para asuntos sociales, Anastassia Rakova, señaló, según el centro de lucha contra el coronavirus de Moscú, que el objetivo de la campaña es detectar “la presencia o no de anticuerpos entre los habitantes”, elemento clave para alcanzar algún día una hipotética “inmunidad colectiva”. 

La detección funcionará en un principio por sorteo para luego extenderse a todo moscovita que quiera someterse a la prueba. 

Los resultados personales se comunicarán enseguida a cada una de las personas testeadas, con recomendaciones de los médicos, en tanto los generales de este estudio se harán públicos y serán tenidos en cuenta en las decisiones para el levantamiento del confinamiento y otras restricciones vigentes hasta el 31 de mayo en Moscú.

Rusia, segundo país del mundo en cuanto a número de infectados, lleva varias semanas realizando una campaña de detección masiva entre su población, con más de seis millones de pruebas realizadas hasta la fecha. 

El objetivo de esta iniciativa es aislar a los portadores del coronavirus asintomáticos para contener la epidemia, que ha provocado la muerte de más de 2.300 personas en ese país.