Este escándalo de abuso de monjas y sacerdotes católicos a menores de edad sacude a Alemania.

Un informe que ciertas autoridades eclesiásticas alemanas quisieron mantener en secreto señala a las monjas católicas del convento de la Orden de las Hermanas del Divino Redentor como presuntas responsables de venderles niños sin padres a sacerdotes depredadores sexuales y empresarios para que abusaran de ellos, señala el portal The Daily Beast, que tuvo acceso a los archivos en exclusiva.

En total fueron 175 menores entre 8 y 14 años de edad quienes fueron víctimas de los abusos; los menores eran alquilados a sus abusadores sexuales durante semanas, y la situación se presentó durante varias décadas, según una demanda interpuesta por algunas delas víctimas, recoge el medio.

El reporte revela que cerca del 80 % de las víctimas eran hombres y el 20 % eran mujeres, que en el momento del abuso eran menores de edad.

Para infortunio de las víctimas y de la sociedad en general, el estudio señala que el 80 % de los abusadores ya murió y que una treintena de tales sacerdotes abusadores abandonó el sacerdocio.

El Daily Beast señala que los detalles del informe eran tan pavorosos y desgarradores, que el arzobispo Reiner Maria Woelki se negó a hacerlos públicos en un principio, hasta tanto no se entabló la demanda.

Incluso, la curia llegó a dar ruedas de prensa y a decirles a los periodistas que tenían que firmar un acuerdo de confidencialidad para no revelar el contenido de los informes, a lo que varios comunicadores se opusieron.

Una de las víctimas señala haber sido abusado por más de un sacerdote: “No tengo palabras para describir lo que nos hicieron. Los abusadores no se detenían ante nuestro dolor físico y experimentábamos humillación”.

Casos de abuso sexual de sacerdotes en Colombia

Un hombre denunció que cuando era sacristán de la Parroquia de Santa Catalina Labouret (a los 12 años), en el sur de Bogotá, el sacerdote le pedía besos en la boca, lo tocaba de forma indebida y lo obligaba a hacerle sexo oral.

Otro presunto caso fue el de un sacerdote identificado como Rafael Antonio Rojas, que estuvo encargado durante 7 años de la parroquia Santa María del Monte, en el barrio San Luis, ubicado en la salida de Bogotá hacia La Calera (oriente), que fue denunciado por una joven que dijo haber sido abusada y embarazada por él.