Las ballenas piloto se encuentran atascadas en tres bancos de arena de la bahía de Macquarie, en el oeste de ese estado, mientras los biólogos y expertos marinos estudian la manera de mantener con vida al mayor número de estos enormes mamíferos.

Kris Carlyon, biólogo del Programa para la Conservación Marina, indicó este martes en rueda de prensa que es casi “inevitable” que sigan falleciendo estos animales, a medida que se llevan a cabo los operativos de rescate.

“Vamos a ayudar a las ballenas que tengan mayores posibilidades de sobrevivir y a aquellos con los que podamos lidiar, ya que algunas pueden ser demasiado grandes o permanecer en una ubicación inadecuada para tratarlas”, recalcó Carlyon.

La científica, igualmente, señaló que hasta el momento han muerto 90 ballenas y cerca de 200 continúan varadas en un la bahía. “Al menos 25 mamíferos ya fueron rescatados y liberados”, agregó.

Carlyon finalmente afirmó que la mayoría de estos cetáceos, que están parcialmente bajo el agua, deberían sobrevivir varios días y que el clima que se está presentando en Tasmania actualmente también juega a su favor.

Esta no es la primera vez que varias ballenas quedan varadas en estas playas, especialmente en la bahía de Macquarie. En incidentes anteriores, la comunidad científica ha barajado la posibilidad de que los mamíferos son atraídas por los sonares de grandes buques.