“Vamos a activar una contraofensiva con la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), con todos los poderes, y vamos a hacer justicia. Vamos a hacer justicia frente a los vendepatria, a los traidores a la patria, vamos con todo”, dijo en conversación telefónica con el canal estatal VTV.

El anuncio lo hizo durante el programa de dirigente chavista Diosdado Cabello, jefe de la ANC, un organismo integrado solo por chavistas y que no es reconocido por numerosos países.

“¿Quieren batalla? Vamos a la batalla. Estamos listos, la furia bolivariana está lista para la batalla”, prosiguió el dictador.

Aseguró que el pueblo venezolano “está indignado y ha reaccionado” ante la sanción estadounidense que se dio a conocer el lunes, y, por ello, dijo, se manifestó este miércoles en las calles de Caracas y prevé que lo seguirá haciendo el sábado, cuando llamó a una jornada mundial de protesta contra Trump.

“Esa es la furia bolivariana que los Estados Unidos y su gobierno imperialista van a ver a partir de hoy, y a partir de los días que están por venir. Justicia, justicia pide el pueblo frente a la agresión imperialista”, sostuvo.

Explicó también sus razones para suspender el diálogo político con la oposición, que estaba previsto reanudarse mañana en Barbados con el auspicio de Noruega.

“El imperialismo norteamericano se volvió loco y le dio una puñalada trapera al alma de Venezuela, a la vida económica de Venezuela y ellos (oposición) salieron a hacer fiesta, a aplaudir. En esas condiciones no (continuarán las conversaciones)”, indicó.

Señaló, además, que es él quien ha defendido mantener abiertos canales de diálogo con la “oposición extremista” y en este sentido “siempre” han existido “conversaciones secretas” para ir “acercando posiciones” en un país donde gobierno y oposición no se reconocen mutuamente.

“El presidente Nicolás Maduro Moros ha decidido no enviar a la delegación venezolana en esta oportunidad en razón de la grave y brutal agresión perpetrada de manera continuada y artera por parte de la administración Trump contra Venezuela”, dice un comunicado oficial.

El escrito fue publicado en Twitter por el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, e indica que la delegación de la oposición venezolana designada por Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, ya se encuentra en Barbados.

“Los venezolanos hemos notado con profunda indignación que el jefe de la delegación de la oposición, Juan Guaidó, celebra, promueve y apoya estas acciones lesivas”, prosigue el escrito.

Además, el Ejecutivo chavista informó que revisará “los mecanismos de ese proceso (de diálogo) a fin de que su continuación sea realmente efectiva y armónica con los intereses de nuestro pueblo”.

Las reuniones entre el chavismo y la oposición estaban previstas para este jueves y viernes. Se trataba de la tercera ronda de conversaciones en esa isla.

Más temprano, Guaidó reiteró que seguiría en el proceso de diálogo con el oficialismo pese a “compartir las dudas” que expresaron algunos de sus aliados internacionales.

Al ser consultado sobre las dudas mostradas por el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, respecto a las conversaciones auspiciadas por Noruega, Guaidó reconoció que comparte “el escepticismo no solamente mostrado por el embajador Bolton”, sino también por otros aliados.

En este sentido, indicó que también han expresado sus reticencias sobre ese “mecanismo” el canciller de Perú, Néstor Popolizio, y los integrantes del llamado Grupo Internacional de Contacto.

Guaidó insistió en que la estrategia para alcanzar “el cese de la usurpación”, es decir la salida del poder de Nicolás Maduro, “la hemos planteado los venezolanos” y además cuenta con “el acompañamiento del mundo”.