De acuerdo con el medio South China Morning Post, la madre no soportó que la niña tuviera malos modales en la mesa y muchos menos que comiera despacio. 

Al parecer, la agresora le había advertido varias veces a su hija que la golpearía si no cambiaba su comportamiento. 

El padre de la víctima indicó al mismo medio que no pudo detener a la furiosa madre porque al intentar hacerlo fue agredido por su mujer. 

Luego de la golpiza, el cuerpo de la niña estaba cubierto de moretones y quedó inconsciente. 

Según el mismo medio, el padre trasladó a su hija a un hospital, pero a las 2 horas de ser atendida, murió por la gravedad de las heridas. 

La agresora será acusada de homicidio y en la próxima semana se llevará a cabo el respectivo juicio, agregó el medio chino.