La bebé fue trasladada al Hospital Universitario de Nantes, donde los médicos le indujeron un coma artificial a causa de las graves heridas que le provocó el producto de limpieza, publica el diario La Vanguardia.

Aunque la vida de la menor, cuyo nombre no fue develado, no corre peligro, los padres sí están preocupados con ese riesgo de que pueda perder el esófago, luego del incidente que ocurrió el pasado jueves primero de agosto, en el restaurante Fontaine aux Bretons cuando los progenitores pidieron un jugo de manzana para su hija, detalla el mismo medio.

Apenas dio el primer sorbo, la niña regurgitó la bebida y los papás pensaron que le habían servido algo con alcohol, pero después se dieron cuenta de que era algo no apto para el consumo humano al sentir una quemazón cuando lo probaron, indica el periódico español.

Cuando lo probé, me quemé los labios”, aseguró el padre, quien está seguro de que lo que en realidad le dieron a su bebé fue sosa cáustica, sustancia corrosiva utilizada para la fabricación de tejidos, papel y detergente, explica La Vanguardia.

Por su parte, el restaurante respondió y dijo que se trató de un error por una sucesión de acciones. Aseveró que el líquido se trata de “un producto para lavavajillas”.

Mientras tanto, la policía, según sus averiguaciones da la hipótesis de que un empleado del Fontaine aux Bretons puso el detergente en un recipiente donde ponen los zumos de fruta, otro lo habría guardado en el refrigerador pensando que realmente era jugo y, por último, un mesero lo habría servido, publica el mismo diario.

A pesar de las explicaciones del restaurante y las autoridades, los padres de la bebé presentaron una denuncia por “negligencia grave” en contra del establecimiento, finaliza La Vanguardia.