La compañía dijo que no había logrado alcanzar un acuerdo con el sindicato de trabajadores de la aviación para reducir los salarios, por lo cual despedirá a más de la tercera parte del personal total de la empresa, principalmente tripulantes, para mantenerse a flote.

“La pandemia de COVID-19 es la mayor crisis de salud pública en la historia, y afecta dramáticamente a la industria mundial de la aviación”, señaló la aerolínea en un comunicado.

Latam ofrecerá un plan de salida voluntaria hasta el martes, y luego comenzará a despedir gente si es necesario completar el cupo, explicó.

Agregó que los sueldos que ofrece LATAM a sus tripulantes están por encima del promedio de la región, y que la “presente crisis ha hecho más esencial que nunca” reducir los costos salariales.

La compañía se acogió al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos en mayo pasado, tras la imposición de medidas de confinamiento y cierres de frontera en todo el mundo para combatir el avance del coronavirus.