Esa agencia estadounidense indicó que la temperatura global promedio el mes pasado estuvo 0,95°C por encima del promedio del siglo XX, que fue de 15,8°C, con lo que superó a julio de 2016 como el más caluroso desde que comenzaron los registros, en 1880.

“Gran parte del planeta se sofocó con un calor sin precedentes en julio, cuando las temperaturas marcaron nuevas subidas en el mes más caluroso jamás registrado”, dijo la agencia científica del Departamento de Comercio estadounidense.

“El calor récord también redujo el hielo marino del Ártico y el Antártico a mínimos históricos”

Estos hallazgos confirmaron los datos publicados el 5 de agosto por el Servicio de Cambio Climático Copernicus, de la Unión Europea, aunque el margen del nuevo récord en comparación con julio de 2016 fue mayor, según los datos estadounidenses.

Las fuertes olas de calor marcaron récords en Europa el mes pasado, mientras que en Estados Unidos casi 150 millones de personas lucharon por mantenerse frescas desde las llanuras del Medio Oeste hasta la costa atlántica. Según medios locales, el calor extremo dejó al menos seis muertes.

El nuevo máximo es aún más notable porque el de 2016 se dio en medio de un marcado fenómeno de El Niño, que aumenta las temperaturas globales promedio más allá del impacto del calentamiento global.

“Nueve de los 10 meses de julio más calurosos han sido registrados desde 2005, con los últimos cinco años como los cinco más calientes”, dijo la NOAA, en base a sus datos de estaciones meteorológicas, informes de barcos y boyas.

Alaska tuvo su julio más caluroso desde que se iniciaron los registros, en 2005. Varios países de Europa tuvieron temperaturas récord, y también fue el mes más caluroso en toda África.

Hubo algunas regiones con temperaturas más frías que el promedio, incluidas partes de Escandinavia y el oeste y este de Rusia, donde las temperaturas fueron al menos 1,5°C por debajo del promedio, o incluso más frías.

Por otra parte, el hielo marino promedio del Ártico marcó un mínimo récord para julio, en 1,9 millones de kilómetros cuadrados, un 19,8% por debajo del promedio, y superando el mínimo histórico anterior, de julio de 2012. En la Antártida, el hielo marino promedio fue de 675.000 km2, 4,3% inferior al promedio de 1981-2010, el más pequeño para julio en registros de 41 años.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abandonó en 2017 del Acuerdo Climático de París de 2015, firmado hasta ahora por un centenar de países, que busca limitar el calentamiento global a menos de 2°C por encima de los niveles preindustriales.

Sin embargo, una evaluación federal sobre el clima publicada por la NOAA en noviembre pasado determinó que existe un amplio impacto del calentamiento global en Estados Unidos. El cambio climático “está afectando el medio ambiente natural, la agricultura, la producción y el uso de energía, los recursos de tierra y agua, el transporte y la salud y el bienestar humanos en Estados Unidos y sus territorios”, señaló.