Kelley, que llegó hasta la casa de Patricia Tillman, abandonó al bebé, argumentando que no lo podía cuidar más y que el padre respondería por él, manifestaron algunos oficiales de policía en la CBS.

Los uniformados, igualmente, señalaron en este mismo medio que la joven dejó al pequeño con un pañal sucio, media lata de leche en polvo, un biberón vacío y varias toallas húmedas utilizadas.

Aunque en un principio no sabía quién era la mujer, Tillman descubrió que el padre del bebé era el actual novio de su hija, que fue identificado con el nombre de Clayton Zinck, agregó el informativo estadounidense.

Los policías, por otro lado, confirmaron que Kelley le envió varios mensajes de texto a Zink antes de abandonar al recién nacido en la vivienda de Tillman, en los cuales también decía que se iba a suicidar.

“Por favor, no me obligues a tirar a este pequeño en un bote de basura”, escribió la joven en uno de los mensaje que le mandó a su expareja, quien nunca se presentó a reclamar al menor, en declaraciones recogidas por la CBS.

La cadena de noticias, finalmente, indicó que Melissa Kelley fue capturada y acusada ante las autoridades judiciales de deserción ilegal de un niño; mientras que el bebé fue trasladado a un centro médico de La Florida (Estados Unidos).