A pesar de que volvió a dar positivo en las pruebas del coronavirus, Jair Bolsonaro manifestó en CNN que se siente bien y que no ha presentado ningún tipo de síntoma severo. Incluso, señaló que hace más de una semana no tiene fiebre.

El mandatario, adicionalmente, aseguró que continúa tomando hidroxicloroquina, medicamento que no ha mostrado eficacia para neutralizar el brote en los diferentes ensayos clínicos, y azitromicina.

Escéptico de la pandemia y las cuarentenas decretadas en los estados brasileños, Bolsonaro anunció en el informativo que la otra semana se practicará otro examen y espera volver lo más pronto posible a sus funciones cotidianas.

Este martes, de igual manera, el jefe de Estado había señalado en una entrevista que ya estaba cansado de la cuarentena y que no soportaba quedarse en casa. “No aguanto esta rutina, es horrible”, agregó

Bolsonaro fue diagnosticado por primera vez con la enfermedad infecciosa el pasado 7 de julio luego de practicarse la prueba PCR. Desde entonces, ha estado aislado en el Palacio da Alvorada, su residencia oficial en Brasilia.

Brasil actualmente es el segundo país más afectado con la pandemia en el mundo, después de Estados Unidos, con más de 75.000 muertes asociadas al COVID-19 y 1,8 millones de casos de contagio confirmados.