Al concluir el recorrido por la catedral metropolitana, un periodista del diario O Globo le preguntó en repetidas ocasiones a Jair Bolsonaro por los diferentes depósitos bancarios sospechosos que fueron hechos en los últimos años en la cuenta de la primera dama, Michelle Bolsonaro.

Aunque no lo miro directamente a la cara, el presidente manifestó su deseo de agredir al comunicador. “Qué ganas tengo de reventarte la boca a puñetazos”, expresó Bolsonaro ante la atenta mirada de varios reporteros.

El expolicía Fabricio Queiroz, según el impreso, hizo entre 2011 y 2016 cerca de 20 consignaciones  en una cuenta bancaria de Michelle Bolsonaro por un total de 89.000 reales (15.892,8 dólares, aproximadamente).

Queiroz está detenido actualmente en el marco de una investigación contra del senador Flavio Bolsonaro, hijo mayor del mandatario, que es acusado por desviar recursos públicos, cuando ejercía su mandato como diputado regional en el estado de Río de Janeiro.

Mediante un comunicado de prensa, O Globo condenó la “agresión” del jefe de Estado y enfatizó que el comunicador “simplemente ejercía su función de forma profesional”. Además, afirmó que la “intimidación” muestra que el gobernante desprecia el deber de cualquier servidor público.

“Es lamentable que nuevamente el presidente reaccione de forma agresiva y destemplada a una pregunta de un periodista. Esa actitud en nada contribuye al ambiente democrático y a la libertad de prensa”, manifestó la Asociación Nacional de Periódicos (ANJ).

De acuerdo con un estudio de la Federación Nacional de Periodistas, los ataques en contra de los comunicadores en Brasil, incluyendo asesinatos, agresiones y amenazas, aumentaron en un 54,7 % en 2019.

La organización no gubernamental Reporteros Sin Fronteras (RSF), finalmente, denunció que en los últimos meses se ha elevado el número de amenazas de Bolsonaro a los medios de comunicación y a la libertad de prensa. Según la RSF, la retórica del mandatario contra los medios también ha incentivado a sus seguidores a intimidar a los periodistas.