El sujeto asumió en su momento que se había tragado accidentalmente el paquete lleno de cannabis, que le había regalado su novia durante una visita a la prisión y que quiso meter a su celda, para luego consumirla, publica el diario Daily Mail.

Sin embargo, el globo siempre estuvo en su nariz y hasta hace poco, que fue al médico, se percató que seguía ahí en forma de rinolito, que según especialistas, es una masa que se desarrolla lentamente cuando se acumulan objetos extraños durante varios años, explica el mismo medio.

Los doctores del hospital Westmead, en Sídney, le realizaron una tomografía de su cerebro, después de que el australiano se quejó de dolores de cabeza, síntoma común de un rinolito. Los resultados evidenciaron una masa de 1.9cm x 1.1cm en su cavidad nasal derecha, detalla el rotativo inglés.

“Era una cápsula de goma que contenía materia vegetal o vegetal degenerada”, dijeron los médicos, los cuales añadieron que la salud del hombre está bien, luego del procedimiento, finaliza Daily Mail.