El pasado domingo Kevin Joiner y Cam Faust estaban pescando cerca de Darwin, la capital del Territorio del Norte (Australia), cuando escucharon a un hombre pedir ayuda. Estaba cubierto de barro y de picaduras de mosquitos, según la prensa local.

“No entendíamos qué estaba haciendo allí”, declaró el miércoles Kevin Joiner a Nine News. “Pensamos que había tenido un Año Nuevo agitado”.

El hombre estaba deshidratado y necesitaba ayuda, por lo que los pescadores se lo llevaron, le dieron un pantalón corto y una cerveza y lo trasladaron a Darwin, según Joiner.

Pero en el hospital fue detenido por incumplir el control judicial en un caso de robo a mano armada.

Los dos pescadores quedaron asombrados al enterarse; el hombre les había dicho que se había perdido mientras paseaba por la zona infestada de cocodrilos y que había sobrevivido comiendo sobre todo caracol.

Lo descubrimos cuando íbamos a visitarlo al hospital”, explicó Cam Faust.

Len Turner, un oficial de policía del Territorio del Norte, confirmó a la prensa que el hombre está procesado en varios casos.

“Está bajo arresto, pero todavía se encuentra en el Royal Darwin Hospital, donde está siendo tratado por la dura experiencia que se autoimpuso”, declaró a NT News.