El hombre confesó que apuñaló al hombre y a sus pequeños hijos (de 2 y 6 años) porque creía que “eran chinos e infectaban a las personas de coronavirus”, informó ABC News citando el reporte policial.

La familia se salvó de morir gracias a Zack Owen, un empleado de una tienda que intervino y derribó al sujeto antes de que pudiera asesinar al hombre y a sus hijos; este trabajador terminó con cortadas en sus manos, indicó el Midland Reporter-Telegram.

Ese periódico agregó que un policía fuera de servicio se percató de lo sucedido y de inmediato alertó a las autoridades, quienes arrestaron a Gómez. El sujeto fue acusado de tres cargos de intento de asesinato capital y de un cargo de asalto agravado con un arma mortal, reportó el mismo diario.

Aunque este caso se registró a mediados de marzo pasado, hasta hace poco se viralizó luego de que ABC News informara que el intento de asesinato al hombre y sus hijos está siendo catalogado como un crimen de odio.

Y es que, de acuerdo con el medio, se ha registrado “un aumento en los crímenes de odio contra los estadounidenses de origen asiático a medida que la crisis del coronavirus continúa creciendo”.

La cadena de noticias señaló que esa actitud en Estados Unidos ha ido creciendo debido a comentarios de medios de comunicación y del presidente Donald Trump que identifican al COVID-19 como “el virus de China” o similares.