De acuerdo con el medio local Meganoticias, Verdejo fue al centro médico porque se había doblado el tobillo en la calle.

Los especialistas del hospital le diagnosticaron un esguince, le recetaron unos desinflamatorios y lo enviaron a casa, indicó el portal.

Sin embargo, los dolores continuaron y el paciente tuvo que volver al centro clínico varias veces para que lo revisaran, agregó el mismo medio.

En su última consulta, un médico de otra sección del hospital le dijo que tenía un trombo (un coágulo de sangre que se forma en el interior de un vaso sanguíneo) y que tenían que amputarle la pierna izquierda, informó el medio chileno.

Verdejo perdió la pierna y su situación se complicó porque ahora le toca depender de otras personas para sobrevivir.

“Tengo una hija por la que trabajar y no espera. Es un mundo nuevo y complicado. Es un cambio del 100 %. Es difícil verte de un día para otro dependiendo de tus papás y de lo que provea el sistema, como una jubilación; es bien complicado”, expresó el hombre al informativo.

Según el mismo medio, el paciente presentará una querella por negligencia médica contra los especialistas que dieron mal el diagnóstico.