De acuerdo con The Guardian, Watson fue una de las 567 personas que fueron despedidas de una cárcel del Reino Unido por mala conducta entre 2013 y 2018. Ese medio consiguió el expediente de todos esos casos gracias a la Ley de Libertad de Información.

La mujer se declaró culpable ante un juez el pasado 26 de abril, donde se conoció que tuvo relaciones sexuales en varias oportunidades con John McGee, quien cumple un período de ocho años en prisión por la muerte de un trabajador de caridad luego de que lo estrelló y huyó del lugar, detalla el rotativo inglés.

Sin embargo, Emily Watson no fue la única que fue despedida de un centro de reclusión por relaciones inapropiadas con reos. Según los datos entregados a The Guardian, de las 567 personas despedidas, 39 fueron por ese delito, entre los cuales había al menos 16 mujeres y unos 14 hombres.

Una investigación de la fiscalía de Inglaterra descubrió que McGee contactó, en principio, a Watson mediante un Iphone 6 que tenía escondido dentro de un Play Station. Cuando afianzaron la relación, la mujer le envió fotos desnuda de contenido sexual e incluso tuvieron sexo virtual por medio de FaceTime, explica el mismo diario.

“Si los oficiales de la prisión son corruptos, entonces el sistema se desmorona”, le dijo el juez a Watson durante su sentencia luego de declararse culpable por el delito público de entablar una relación sexual     con un prisionero entre octubre de 2017 y fines de enero de 2018.

“Sabemos que la gran mayoría de los funcionarios de prisiones son profesionales dedicados que llevan a cabo sus funciones con integridad. Pero esta sentencia es otro paso positivo para enfrentar la corrupción en las prisiones y continuaremos nuestros esfuerzos para llevar a los delincuentes ante la justicia”, dijo por su parte Dawn Hampson, de la unidad regional del crimen organizado, finaliza The Guardian.