“Consecuencia de la guerra de Maduro contra el país, soldados y venezolanos desplazados son víctimas de la protección de la dictadura a grupos irregulares en nuestro territorio”, escribió Juan Guaidó en su cuenta de Twitter.

El pasado 21 de marzo comenzó un enfrentamiento entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y un grupo disidente de las Farc que no se acogió al proceso de paz y durante el que, según fuentes oficiales, han fallecido 4 militares.

Consecuencia de esos combates, cerca de 6.000 habitantes de la zona han huido al vecino departamento colombiano de Arauca, puntualmente a la población vecina de Arauquita, según ha denunciado la ONG Fundaredes.

La situación no solo provocó la declaración de calamidad pública en Arauca, sino que también ha tensado aún más las relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela, generando acusaciones de parte de Nicolás Maduro sobre una supuesta “confrontación militar” que estaría buscando el gobierno del presidente colombiano, Iván Duque.

Hasta el momento, los datos de fuentes oficiales o castrenses han sido muy escasos y ni siquiera han identificado al grupo con el que combaten, aunque han difundido fotografías en las que puede verse uniformes incautados que tienen el escudo y las siglas de la antigua guerrilla de las Farc.

Según los datos oficiales difundidos, también han sido heridos una decena de militares venezolanos, mientras que 9 “terroristas” fueron “neutralizados”, una palabra usada con ambigüedad que no permite aclarar si fallecieron o fueron arrestados.

Frente a esta situación, Juan Guaidó ha sostenido que la solución al problema “no será ocultándolo y apresando a periodistas, será ejerciendo soberanía y en democracia”.

Los periodistas venezolanos Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández, del canal internacional NTN24, fueron detenidos durante cerca de 24 horas entre el miércoles y el jueves mientras trataban de cubrir los combates en el estado Apure.