El sabor del helado nació en 2017, cuando Catherine y Patrice Riauté se cansaron de la golosina cremosa que robaba la atención de los medios y decidieron intrigar a las personas y destacar entre la multitud con una receta, que según explicó Vice en Francés, se la compraron a una empresa cuya identidad no ha sido revelada.

En una comunidad rural de 2.000 habitantes al oeste de Francia, donde se producen unos 350.000 litros de leche al año, la familia de granjeros, los Raiuté, decidió diversificar su negocio durante la crisis de leche de 2009, año en el que los precios de desplomaron y sus ingresos se vieron amenazados. La familia había optado por vender sus animales, hasta que su hijo Mathieu intercedió para que no sucediera.

Desde ese momento decidieron trabajar en los productos lácteos, en vez de vender la leche pura. Eventualmente la familia comenzó a vender helados, pero no fue un éxito hasta que agregaron el nuevo sabor que incluía un ingrediente poco convencional: las ‘rilletes’ de cerdo, conocidas como paté de cerdo, un trabajo que hace el carnicero local, Sébastien Freteau.

El carnicero modificó su receta de ‘rilletes’ de cerdo para crear los helados; anteriormente los hacía con un 50 % de grasa y  50 % de carne magra, ahora su receta es menos salada y se modificó a un 70 % – 30 % para incorporarlos en los demás productos de la familia Riauté.

“Cuando el helado toca tu lengua, el primer sabor que sientes de inmediato es la leche, entonces sientes la grasa de cerdo”, dijo Karine Freteau, esposa de Sébastien en una entrevista con Vice.

Catherine transforma 2.500 litros de leche al año en 50 sabores de helados y sorbetes. El proceso de elaboración del helado inicia al calentar 9 litros de leche por cada 800 gramos de grasa, luego mezcla la leche, el paté y los huevos en una máquina de helados industrial hasta que se transforma en el producto final.

Los detalles que hacen de este postre uno de los favoritos entre esta comunidad francesa no pueden ser revelados porque pertenecen a una gran corporación que podría multar a la familia por más de 180.000 dólares, aproximadamente 658’359.000 pesos colombianos, si revela algún detalle.

“Cuando llego a los mercados, lo único que tengo que hacer es poner un cartel que diga: ‘Aquí hay helado de rillettes de cerdo’ y en 30 minutos estamos abarrotados”, dijo Catherine.

Aquí las fotografías de la familia y su helado de cerdo:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Thibaut Godet (@thibautgodet)