“Esta situación (de coronavirus) me obliga, con mucho pesar por mi honda vocación política, a solicitar que gestione mi renuncia a la banca que me otorgó la ciudadanía”, escribió Pepe Mujica en una carta leída este martes en sesión extraordinaria del Senado.

El mandatario entre 2010 y 2015 es conocido por su austeridad y sencillo estilo de vida (donaba la mayor parte de su sueldo a los pobre cuando era presidente).

“Esto no significa el abandono de la política sino el abandono de la primera fila por entender que un dirigente es el que deja gente que lo supera con ventaja. Me voy agradecido, con muchos recuerdos y honda nostalgia. Me ha echado la pandemia”.

Mujica, uno de los principales dirigentes del izquierdista Frente Amplio (FA) y quien llegó a presidente siendo uno de los políticos más populares y a la vez más resistidos del país por su pasado guerrillero, tuvo una enorme proyección internacional.

Su estilo alejado de protocolos y sus discursos en plataformas globales volcados a valores humanos poco usuales en el lenguaje político lo convirtieron en un personaje buscado por medios de todo el mundo.

No se retira solo. Este martes presentará también su renuncia al Senado otro expresidente, Julio María Sanguinetti (1985-1900 y 1995-2000), del Partido Colorado (PC, centro).