Según las autoridades sanitarias chinas, actualmente han muerto 803 personas por culpa del virus–incluido el estadounidense que se convirtió en la primera víctima mortal extranjera– y otras 36.693 están infectadas.

Un japonés sexagenario también murió en un hospital de Wuhan, pero todavía no se confirma que estuviera contagiado, aunque es lo más seguro, anunció el ministerio de Exteriores japonés.

La epidemia sigue propagándose fuera de China continental. Se han confirmado más de 320 casos de contagio en unos 30 países y territorios, incluidos dos muertes en Hong Kong y Filipinas, aunque ambos eran de nacionalidad china.

El saldo se acerca al de la epidemia de SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), que mató a 774 personas en todo el mundo en 2002-2003.