La mujer gastó 60,23 dólares en comestibles y gasolina con la tarjeta de crédito de Anthony, a cuya hija —Tara Catapano— le llegó la factura de las compras por correo electrónico, informó New York Daily News.

“No puedo creer que una persona le pueda hacer algo así a alguien que lucha por su vida”, comentó Tara al diario, y luego agregó:

“Esta es una enfermera que hizo un juramento de tratar, proteger y salvar pacientes. Es asqueroso… Nunca en un millón de años esperé que algo así sucediera”.

Tara, quien se refirió a Daniella como “un ser humano despreciable”, también manifestó al medio que esperaba que la enfermera perdiera su licencia y su trabajo.

Por ahora, según un vocero del hospital consultado por el New York Post, la enfermera fue suspendida temporalmente de su cargo, el cual desempeñaba desde 2007.

Tara, que finalmente perdió a su padre por el coronavirus, ahora está a la espera de que se haga justicia, concluyó el medio.