Jacob Anthony Chansley, también conocido como Jake Angeli y famoso por meterse al capitolio con un traje con cachos, y otros 2 aduladores del presidente de Estados Unidos –entre ellos un funcionario estatal recientemente elegido– fueron acusados por una corte federal ante la que deberá responder, informó la oficina del fiscal del Distrito de Columbia.

Chansley, que fue identificado fácilmente gracias a las múltiples tomas que hubo sobre él y que se hicieron virales por su pintoresco atuendo, fue acusado por “entrar a un edificio restringido sin autoridad legal y de manera violenta, así como por su conducta desordenada”.

Los otros dos hombres son Derrick Evans, de 35 años de edad y recién elegido para la Cámara de Delegados de Virginia Occidental, y Adam Johnson, de 36 años y procedente del estado de La Florida.

Según la oficina del fiscal, en uno de los videos se puede ver a Evans gritar mientras ingresa al recinto considerado como el corazón de la democracia del país: “¡Estamos dentro, estamos dentro! Derrick Evans está en el capitolio”.

Johnson, por su parte, también fue detectado sin mayores dificultades por salir en diversas imágenes del incidente, pues en ellas fanfarronea con el atril de Nacy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes.

El Departamento de Justicia afirmó que otras 15 personas –incluido un hombre señalado de llevar explosivos– han sido acusadas por la incursión que dejó un lamentable saldo de 5 personas muertas.

La incursión, promovida por Donald Trump pretendía que no se legitimara el triunfo de Joe Biden como nuevo presidente de EE. UU. tras ganarle la elecciones al propio Trump, que sin pruebas ha justificado su derrota en un supuesto “robo”.