Luego de los diferentes eventos y reuniones que tuvieron durante todo el día, ambos mandatarios se elogiaron mutuamente y destacaron la “fuerte” relación que existe en la actualidad entre los dos países.

“La comunicación entre Estados Unidos y México nunca había sido tan buena y cercana como lo es ahora. Somos apreciados amigos, socios y vecinos. Estamos construyendo una poderosa colaboración económica y de seguridad”, manifestó Donald Trump.

El presidente estadounidense, igualmente, aseguró que el potencial que tienen ambas naciones es ilimitado y que los mexicanos son personas muy trabajadoras, que por lo general tienen éxito en los negocios.

En su primer viaje al extranjero en 18 meses de gobierno, Andrés Manuel López Obrador indicó que su visita a Estados Unidos no sólo era necesaria para celebrar el T-MEC, nuevo acuerdo de libre comercio norteamericano, sino también era para agradecerle a Trump por las ayudas que les ha brindado durante la pandemia del COVID-19.

“Fallaron los pronósticos. No nos peleamos. Somos pueblos vecinos, hermanos, que queremos mantener buenas relaciones en todos los ámbitos. Lo que más aprecio es que usted nunca ha buscado imponernos nada que viole o vulnere nuestra soberanía”, afirmó AMLO.

A pesar de los elogios y la camaradería, Trump y López Obrador no hablaron en ningún momento sobre la inmigración ni temas relacionados con la frontera o los jóvenes indocumentados conocidos como “soñadores”.

Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de México, confirmó que en el encuentro entre ambos mandatarios solo se habló del tratado T-MEC, que entró en vigor este miércoles, y de la cooperación bilateral ante la pandemia del coronavirus.

La vocera de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, también aseguró que el tema de que México pague por el muro fronterizo, que quiere Trump para frenar la inmigración ilegal y el narcotráfico, no se tocó.