Las propuestas habrían surgido en marzo pasado, de acuerdo con el diario neoyorquino, que cita los testimonios de una docena de funcionarios de la Casa Blanca bajo condición de anonimato.

Trump, frustrado por el aumento del flujo migratorio en la frontera con México, el fracaso de las estrategias hasta ese entonces adoptadas para frenarlo y el nulo avance para la construcción de su muro, propuso en privado una serie de medidas poco ortodoxas recogidas por el Times.

Por ejemplo, propuso complementar el muro que ya existe en gran parte de la frontera con un foso lleno de agua y repleto de caimanes y serpientes; un proyecto caricaturesco para el que hasta llegó a pedir un presupuesto a sus asesores según ese diario.

En ese contexto, Trump también quiso electrificar la barrera fronteriza o instalar en su parte superior púas que pudieran perforar el cuerpo humano, tras lo cual propuso dispararles en las piernas a los inmigrantes para que no pudieran avanzar.

Trump ya dijo en noviembre de 2018 que los militares desplegados en la frontera estaban autorizados a abrir fuego en caso de ser atacados por inmigrantes que en ese entonces participaban de una caravana procedente de Honduras. Esta vez, sin embargo, el presidente fue más allá al sugerir que se les disparara por el simple hecho de cruzar la frontera sin papeles.

Según las fuentes consultadas por The New York Times, en ambos casos los asesores tuvieron que aclarar a Trump que no estaba permitido dispararles a los migrantes.

Además de resultar en la reestructuración del Departamento de Seguridad Nacional con funcionarios de su confianza, Trump también salió de esas reuniones con la idea de amenazar a México con aranceles para presionar al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en materia migratoria, algo que terminó haciendo semanas después.