El hombre de 34 años fue señalado de intento de asesinato y se le dictará sentencia el 16 de octubre por una corte en el Reino Unido.

La víctima, que por fortuna sobrevivió, dijo durante el juicio que su esposo Shaun siempre se mantuvo en calma antes y después del ataque, reporta LadBible, y que el motivo por el cual la atacó, según el hombre le contó a ella después, se debió a que había perdido su empleo el día anterior.

La mujer narra que luego de ponerse la toalla sobre los ojos, el agresor comenzó una cuenta regresiva para darle una supuesta sorpresa. Ella pensó que se trataba de una mascota y le preguntó a su marido si se trataba de eso.

El hombre le dijo que no era una mascota y continuó con su conteo pero, antes de terminar, le asestó una puñalada a Laura entre el cuello y el hombro.

Ella pensó que un animal la había picado o mordido y le rogó que le quitara la alimaña de encima, pero justo en este momento se dio cuenta de que tenía clavado el puñal.

Laura le preguntó por qué lo había hecho, entonces el atacante le contó lo del empleo y procedió a llevarla al hospital, siempre con una inusitada calma, según le dijo la víctima al juez.

En un principio, la mujer les mintió a los médicos del hospital mientras le atribuía su herida a que supuestamente se había tropezado y caído sobre el cuchillo.

No obstante, no pudo aguantar las lágrimas y terminó por confesar qué era lo que en verdad había sucedido. De inmediato, el hombre fue puesto en custodia de las autoridades.