El pasado miércoles 17 de abril, 56 empleados de estos diarios llegaron como cualquier día a trabajar. Sin embargo, los edificios de Clarín y Olé estaban resguardados con vallas y con fuerte presencia de seguridad privada, publica el portal local Tiempo.

Fueron 46 de Clarín y 10 de Olé los comunicadores despedidos, entre fotógrafos, diseñadores y redactores, quienes fueron acompañados y apoyados por aquellos que sí mantuvieron su trabajo, detalla el mismo portal.

Sin embargo, relata la web El Ciudadano, el despido masivo no fue sorpresa para todos, pues días atrás se rumoraba sobre ella, luego de que la junta directiva había anunciado una “reorganización”.

Esa transformación va hacia el camino digital, por lo cual la junta directiva de AGEA explicó en un comunicado que “la industria de los diarios está atravesando en el mundo un proceso de fuerte reconversión para responder a la nueva realidad del mercado… Las suscripciones digitales son uno de los caminos a explorar y Clarín ha sido pionero, pero estas aún distan de reemplazar los ingresos tradicionales”, cita, por su parte, El Teclado.

Además, señalaron que se va a crear una interna de información deportiva y un equipo enfocado en la generación de contenidos de valor agregado.

A pesar de las explicaciones, el gremio de periodistas de Argentina está organizando una protesta para sentar su inconformidad con estos despidos masivos.