El propósito, según el artículo de The New York Times, es afectar a los países sudamericanos que se oponen al régimen de Nicolás Maduro.

“Al ver estallar los disturbios políticos en América del Sur este otoño, los funcionarios del Departamento de Estado notaron un patrón inquietantemente similar en las protestas antigubernamentales que de otro modo tenían poco en común”, escribe Jakes en su nota, publicada este domingo.

Los datos que estableció son los siguientes:

  • En Chile, casi el 10 % de todos los tuits que apoyaban las protestas a fines de octubre se originaron en cuentas de Twitter que tenían una alta certeza de estar vinculadas a Rusia.
  • En Bolivia, luego de que Evo Morales renunció el 10 de noviembre, el número de tuits asociados con ese tipo de cuentas aumentó a más de 1.000 por día.
  • En Ecuador, Perú, Bolivia, Colombia y Chile, durante 30 días, las cuentas vinculadas a Rusia publicaron mensajes sorprendentemente similares con 90 minutos de diferencia.

Según Jakes, “los analistas del Departamento de Estado concluyeron que estaba en marcha una campaña de influencia, la última evidencia de una guerra de desinformación global que es más insidiosa y eficiente que la propaganda tradicional de años pasados”.

El artículo fue publicado la víspera de la visita que el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, hará a Bogotá, en donde, entre otras, se reunirá con el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, en el marco de la Cumbre Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo.

Jakes relaciona el hecho de que en Colombia “cientos de miles de personas se manifestaron en noviembre contra los cambios en las pensiones, la corrupción y el aumento de la violencia”, y recuerda que la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez acusó a Rusia y sus aliados en Venezuela de fomentar protestas a través de campañas de redes sociales.

“El esfuerzo ruso en América del Sur, cuyos detalles no se han informado previamente, parece estar dirigido a provocar la disidencia en los estados que han exigido la renuncia de […] Maduro en Venezuela, dicen diplomáticos de alto rango”, agrega la periodista.

El artículo también recoge las recientes declaraciones de Carlos Vecchio, que representa en Washington al movimiento que se opone a Maduro. Para Vecchio, Rusia está “desempeñando un papel geopolítico en este hemisferio contra lo que consideran su principal enemigo: Estados Unidos. Es crucial que la comunidad internacional comprenda que Rusia se ha convertido en un aliado importante para apoyar a Maduro, y tenemos que lidiar con esto”.