De acuerdo con el hombre, que era el único sustento de su hogar debido a que su esposa, Shelley Adams, fue diagnosticada con esclerosis múltiple, perdió su trabajo como maquinista de madera el 31 de julio en medio de un recorte de personal, indicó en The Telegraph.

“Mucha gente pensaría que el ser despido fue la peor noticia, pero de hecho fue solo la gota que colmó el vaso de un catálogo de dificultades que hemos experimentado”, enfatizó en el impreso inglés.

David, adicionalmente, aseguró que hace algunos meses uno de sus hermanos falleció producto del coronavirus. Asimismo, manifestó que su cuñada sufrió un fuerte inconveniente cardiaco y murió.

Aunque las cosas no parecían mejorar, el pasado 2 de agosto la suerte de la familia Adams cambio, cuando se enteraron que ganaron el premio mayor de la lotería y que ahora eran millonarios, señaló el rotativo.

“Han sido momentos muy difíciles, pero nos mantenemos unidos y tratamos de seguir sonriendo. Nunca, ni en nuestros sueños más locos, pensamos que lo próximo que nos lanzaría la vida sería un millón de libras esterlinas”, agregó David en The Telegraph.

Los esposos, que no quieren malgastar su nueva fortuna, afirmaron que por el momento esperan viajar lo más pronto posible a Canadá, donde visitarán a algunos familiares y disfrutarán de unas merecidas vacaciones.

David, además, expresó en el impreso británico que va utilizar un poco del dinero de la lotería para cambiar de automóvil. “Un Nissan Qashqai es el primero en la lista, aunque como actualmente conduzco un Ford Mondeo, que siempre se me ha visto bien, también podría echar un vistazo al concesionario de esa marca”, concluyó.