Después de que se reportaron pequeños rebrotes en Beijing, los residentes de varios sectores de la capital china fueron sometidos a una prueba anal para detectar el coronavirus, informó la CCTV.

La cadena de televisión pública, adicionalmente, señaló que estos test también se les están practicando a las personas en cuarentena obligatoria en los hoteles, incluidos los viajeros procedentes del extranjero.

“El examen rectal aumenta la tasa de detección de personas infectadas, porque el coronavirus permanece más tiempo en el ano que en las vías respiratorias”, manifestó Li Tongzeng, doctor del Hospital You’an de Pekín, en este mismo medio.

Este tipo de prueba, sin embargo, ha causado todo tipo de comentarios en las diferentes redes sociales. “No duele tanto, pero sí es súper humillante”, afirmó un ciudadano en Weibo (plataforma china similar a Facebook).

La CCTV también aseguró el pasado domingo que lo más probable es que las autoridades sanitarias de China no generalicen los test rectales para detectar el COVID-19, ya que “no son lo suficientemente prácticos”.

¿Cómo se hace la prueba de COVID-19 por el ano?

Según indicó el Daily Mail, el médico inserta de 3 a 5 centímetros por el ano del paciente un hisopo, que tiene un grosor de 2 pulgadas, aproximadamente. Además, este objeto se debe girar varias veces cuando esté en la cavidad rectal.

El impreso británico, por último, puntualizó que la duración de la prueba es de 10 segundos. No obstante, todo depende de la agilidad de quien la realice, como ocurre con otros exámenes de testeo.