En medio de la visita de un equipo de la Organización Mundial de la Salud, los familiares de los fallecidos por coronavirus en Wuhan afirmaron este miércoles que el gobierno de China los está presionando para que guarden silencio.

Los ciudadanos, incluso, enfatizaron que las autoridades han eliminado repentinamente y sin explicación un grupo en las redes sociales, creado para pedir que los responsables del mal manejo de la pandemia respondan.

“Esto demuestra que [las autoridades chinas] están muy nerviosas. Tienen miedo de que estas familias se pongan en contacto con los expertos de la OMS”, manifestó Zhang Hai, cuyo padre murió al principio de la emergencia sanitaria.

Este grupo de ciudadanos acusan al gobierno provincial de Wuhan de permitir que el COVID-19 se descontrolara, primero para tratar de ocultar el brote cuando surgió y luego por no alertar al público.

Aunque los informes oficiales indican que el virus mató a casi 3.900 personas en esa ciudad, la mayoría de la población desconfía de esas cifras debido a que en los primeros días del brote no habían casi pruebas de testeo.

Los expertos de la OMS, que llegaron a China el pasado 14 de enero, tienen previsto finalizar la cuarentena preventiva de 14 días el próximo jueves y empezar las investigaciones sobre el origen del coronavirus.