Niño recibió el nuevo certificado de manos de Natalia Ramírez, representante de Guinness World Records en América Latina. La entrega tuvo lugar en Bogotá antes de que Colombia entrara en cuarentena por el coronavirus y en el acto el homenajeado estuvo acompañado por su familia y por la ortopedista Cristina Suárez.

“¡Utilizo mi sonrisa para conquistar el mundo! Siempre comparto mi gran sonrisa con todos; ese es mi encanto. Yo puedo lograr todo lo que me proponga. Todo es posible… El tamaño y la altura no importa”, dijo el colombiano a la autoridad mundial en récords.

El Guinness World Records reconoció a Niño por primera vez como el hombre más bajo del mundo el 13 de abril de 2010 cuando él tenía 24 años y medía 70,21 centímetros de altura.

Sin embargo, el colombiano perdió esa posición en octubre de ese mismo año con el nepalí Khagendra Thapa Magar (67,8 centímetros), que a su vez fue destronado por otros asiáticos de baja estatura. Todos ellos fallecieron después, por lo que el récord volvió este año a manos de Niño.

La familia de Niño, nacido el 10 de mayo de 1986, supo cuando él tenía cuatro años que su desarrollo se había detenido y que esa condición le impedía alcanzar una estatura similar a la de otros niños de su edad. Según el Guinness World Records, aunque sus padres buscaron ayuda médica desde muy temprano, pasaron casi 20 años hasta que el diagnóstico de hipotiroidismo severo confirmó por qué su crecimiento se había afectado.

En un video publicado por la organización se le ve bailando reguetón, merengue y vallenato, sus géneros favoritos, y vestido con trajes de un bailarín profesional. “Quiero que la gente me conozca mejor para que me vean como soy: grande de corazón. Conquisto porque yo tengo una buena sonrisa y unos buenos ojos”, dijo Niño, al tiempo que demostraba su talento.

El galardonado, que confesó que su amor platónico es la actriz estadounidense Megan Fox, agregó: “No quiero que la gente me diga ‘enano’ porque eso es malo, eso es una mala costumbre”.