T.J. era el principal sospechoso de la desaparición de la mujer de 25 años y declaró ante los agentes ser el autor del crimen tras entregarse a la Guardia Civil.

La víctima desapareció el pasado 7 de noviembre en un municipio de la provincia de Valencia, después de haberse citado por internet con el detenido, que hoy apareció ante las autoridades después de estar casi un mes en paradero desconocido.

El agresor admitió haberla descuartizado y contó que luego tiró las partes del cuerpo a diversos contenedores, informó el delegado del Gobierno en Valencia, Juan Carlos Fulgencio.

A la joven se le perdió la pista en la vivienda que tenía alquilada el colombiano en la localidad valenciana de Manuel, cuya ubicación le envió a su madre la noche en que desapareció.

Desde que se perdió la pista de Calvo, la Guardia Civil realizó continuas batidas por las proximidades del pueblo donde desapareció, incluido un río que bordea la localidad, en las que participaron agentes, perros especializados e incluso un helicóptero.

“Jorge Ignacio está detenido, se encuentra en España y se va a proceder a su interrogatorio sobre la desaparición violenta de Marta. La hipótesis que siempre se ha barajado es que sufrió una agresión violenta que posiblemente le hizo perder la vida”, explicó Fulgencio.

El detenido no llegó a salir de España y su captura fue posible gracias a “la presión policial”, subrayó el delegado del Gobierno, quien no dio más detalles sobre el operativo.

El sospechoso fue detenido en Italia en 2008 y condenado después por tráfico de drogas, por estar en posesión de nueve kilos de cocaína, pero sus antecedentes en España son por multas y resistencia a la autoridad, en casos relacionados con la seguridad vial.

La Guardia Civil busca a otra joven desaparecida en la misma zona, aunque el delegado de Gobierno prácticamente descartó hoy la conexión entre ambos casos y afirmó que la hipótesis con la que trabajan los agentes en este último caso es que “podría ser una desaparición voluntaria”, aunque van a comprobarlo.