La menor contó que, cierto día de 2017, su mamá le preguntó si su papá le “había hecho algo”, pues había encontrado una foto de ella semidesnuda, en el celular del hombre, indicó Infobae.

En ese momento, la niña le contó que era violada desde que tenía 8 años. La mamá le creyó, por lo que echó a su esposo de la casa; sin embargo, poco después, la pareja se reconcilió, así que el sujeto volvió a vivir con ellas y siguió violando a la menor, agregó el portal argentino.

La niña no soportó más el abuso al que era sometida y en febrero de este año, en medio del llanto, llamó a su media hermana, de 18 años, para contarle todo por lo que había pasado, informó el mismo medio.

La joven, en compañía de su padre (diferente al de la víctima), llevaron a la menor a un hospital y luego denunciaron formalmente al papá, señaló Infobae. El portal también reveló el siguiente testimonio de la niña sobre la pornografía infantil que su progenitor la obligaba a ver:

“En su celular tiene videos. No sé cómo se le dice. De adolescentes, embarazadas y bebés, que lo hacían. Que un hombre les metía su miembro. Eran adolescentes de 8, 11 y 12 años. No los conocía. También había bebés, a los que les pasaban su miembro en la colita”.

Según el medio, el sujeto fue capturado y procesado “por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante y con acceso carnal reiterado, agravado por tratarse de su hija, en concurso real con la tenencia de representaciones de menores de edad en actividades sexuales explícitas y suministro de material pornográfico a una menor de 13 años”.

Entre tanto, la madre de la menor fue procesada como “autora por omisión de los delitos de corrupción de menores agravado, abuso sexual con acceso carnal reiterado y suministro de material pornográfico a una menor de 13 años”, reportó Infobae.

En medio de la investigación, la mujer le envió varios mensajes amenazantes a su hija para persuadirla de retirar la denuncia contra ella; en uno de estos, la madre le escribió “por tu culpa voy a ir presa”, concluyó el portal.